viernes, 16 de enero de 2009

Un poema de Anise Koltz

En mi corazón
cada rincón está dedicado
a un dios diferente

Aprendo sus letanías
y les echo incienso

A ninguno le preocupa

La tierra gira y zumba
como un insecto monstruoso

2 comentarios:

Las Nuestras Taras dijo...

He agregado su blog y algunos poemas me han gustado mucho. ¿Tenés mail?

emilia dijo...

De momento no tengo e-mail personal.Te sugiero también leer los poemas que vienen en

decir-lo-indecible.blogspot.com

Algunos los he sacado de ahí.

Saludos.