martes, 4 de noviembre de 2008

Cráter

Depresión topográfica más o menos circular formada por explosión volcánica y por la cual sale humo, ceniza, lava, fango u otras materias, cuando el volcán está en actividad.

Del latín "crater", copa; y éste del griego κρατήρ.

4 comentarios:

Galileo Galilei dijo...

El cráter enclavado en la Península de Yucatán, donde golpeó un meteorito de enormes dimensiones (el mismo que se cree extinguió a los dinosaurios), es sometido a exhaustivas investigaciones por científicos para buscar información sobre la caída de cometas a la Tierra y sus efectos globales, como las desapariciones masivas.

Expertos han realizado perforaciones terrestres de hasta 1.500 metros para obtener material que permita saber con certeza el efecto del impacto del meteorito que supuestamente mató a los dinosaurios hace 65 millones de años.

El paso siguiente es perforar hasta 2.500 metros de profundidad —pero ahora en el suelo marino— para encontrar evidencias, pues la mitad del meteorito cayó dentro del mar y la otra en tierra. .

El pozo de 1.500 metros de profundidad es un enorme laboratorio experimental de donde se han recogido muestras que son analizadas en los laboratorios y con la investigación del cráter gigantesco, 180 kilómetros de diámetro, se abre una oportunidad para aclarar teorías sobre las extinciones masivas.

Este cráter localizado al norte de la Península de Yucatán, en cuyo centro se localiza el pueblo pesquero de Chinxulub, es único en el mundo por sus dimensiones y por coincidir con la época en que los dinosaurios desaparecieron de la Tierra.

Hay otros dos cráteres de grandes dimensiones en el mundo donde impactaron otros meteoros: al sur de África y en Canadá, pero éstos ocurrieron millones de años antes de que cayera el de la península de Yucatán y sus dimensiones rondan más de 200 kilómetros.

Desde que se planteó la teoría del meteorito asesino en el ámbito científico se levantó mucha expectación y por ello las investigaciones se han intensificado al haber otra suposición: la volcánica, que habría causado la extinción de las especies gigantes del planeta.

Ambas teorías ven la causa de las extinciones como un efecto meteorológico parecido: el bloqueo de los rayos del Sol que obstruyó la fotosíntesis y los expertos lo llaman "invierno nuclear", pues el número de especies que dependían de este mecanismo se extinguieron.

La colisión del meteorito contra la Tierra fue devastadora y los expertos la comparan con cinco millones de bombas atómicas.

El meteorito de Yucatán arrasó con la vida, causó temblores y levantó olas gigantes. También produjo un intenso calor porque el impacto generó una enorme bola de fuego en forma de hongo.

Al impactar en la tierra, el meteorito se desintegró y dejó un agujero —hoy el cráter de Yucatán— que levantó tanto polvo que provocó el oscurecimiento del planeta por mucho tiempo. Esto obstruyó la fotosíntesis y mató a las plantas, y los herbívoros se murieron de hambre.

La mayor extinción que se tiene registrada representó la desaparición repentina del 90 por ciento de especies en la Tierra, hace 250 millones de años.

Otros cráteres:

Al sur de África, Vredeford, se ubica uno de los cráteres más gigantes y antiguos que se han encontrado en la Tierra, fue localizado en 1920 con una antiguedad de 1.800 millones de años. Por sus dimensiones se cree que cayó un meteoro de 60 toneladas.

Yucatán. El asteroide de 9 kilómetros que impactó hace 65 millones de años es catalogado como uno de los más gigantes que han chocado contra nuestro planeta a una velocidad de 20 kilómetros por hora.

Arizona. Un cuerpo de grandes dimensiones que se calcula pesaba 10 mil toneladas, se impactó en Winslow al localizarse un cráter de 1.600 metros de ancho y una profundidad de más de 175 metros.

Ontario. En Canadá chocó uno de los meteoritos más importantes de los últimos 10 años. El cráter sugiere que el cometa tenía un diámetro de hasta 15 metros y una masa de más de 55 toneladas.

Cráteres.

emilia dijo...

Gracias, Galileo Galilei, por tu documentada información, que hace honor a tu nombre y tu apellido.

Anónimo dijo...

Se me ocurre, después de leer el comentario de Galileo (obvio sinónimo), que si estamos aquí es gracias a ese cráter del Yucatán, pues si no hubiese caído el meteorito y producido ese cráter y todos los demás fenómenos a él inherentes, entonces los dinosaurios y demás fauna jurásica no habrían permitido el desarrollo de los mamíferos tal como son/somos actualmente. Así que gracias, meteorito. Gracias, cráter del Yucatán.

emilia dijo...

Muy lúcida tu aportación, amable y anónimo visitante.